Estereotips de gènere de la segona república, Victor Jurado Riba

INTRODUCCIÓ

Avui en dia, quan pensem en la Segona República, el primer que ens ve a la ment és una etapa en la qual es va produir una revolució democràtica que va impulsar per primera vegada en la Història d’Espanya tota una sèrie de canvis que atorgaren al conjunt del poble i la ciutadania uns drets i obligacions inalienables fins a l’arribada de la Guerra Civil.

A nosaltres ens interessa especialment fer una investigació sobre com aquestes millores socials que va impulsar el nou govern democràtic, com ara la nova llei del divorci o l’avortament van influir sobre les dones que van viure aquells anys i si veritablement la societat va interioritzar aquestes noves llibertats i valors. D’altra banda també intentarem fer una anàlisi sobre com el suposat canvi de mentalitat en el conjunt de la població, i més concretament en les dones, va afectar a la publicitat de l’època i si es van reflexar fidelment els nous cànons estètics i morals que portaven els nous temps de la República. Durant l’anàlisi publicístic buscarem aquests cànons femenins imperants a l’època i els contraposarem amb els masculins per intentar veure les diferències existents entre ells. De la mateixa manera, intentarem contraposar la publicitat existent dins les revistes conservadores amb les més aperturistes que facin referència a productes de consum femení, per aconseguir establir les diferències que existien entre la visió tradicionalista i la progressista sobre les feminitats d’aquell moment.

Volem cercar si les dones van mantenir-se subordinades a la masculina o si veritablement van aconseguir fer-se un lloc entre el masclisme imperant en l’època i entre les institucions que imposaven una visió androcèntrica de la societat. Intentarem trobar exemples que ens mostrin si l’Església i altres institucions tradicionals van mantenir la seva duresa inflexible sobre les dones i si van intentar impedir el sorgiment de la llibertat que vehiculava el pensament feminista.

El nostre objectiu en aquest treball és arribar a conclusions sobre els canvis que la mentalitat feminista va impulsar en la societat i com va reflectir-se al conjunt de la població i a la publicitat de l’època compresa entre el 1931 i el 1936.

Continua llegint

Anuncis

La revolución en la Catalunya de 1936: “La hidra sin cabeza”, Enric Mompó

Parafraseando al gran historiador Pierre Broué, el título de este trabajo, “La Hidra sin cabeza” define con exactitud lo que fue la revolución española, y por consiguiente también lo que ocurrió en Catalunya, donde ésta llegó más lejos.

Cuando todavía humeaban los rescoldos de los combates de las jornadas de julio, y en medio de una vertiginosa explosión revolucionaria que todo lo inundaba, los representantes del anarcosindicalismo victorioso se detuvieron en los umbrales del poder. Prefirieron optar por un camino intermedio: la constitución del Comité Central de Milicias Antifascistas de Catalunya, que sin un auténtico gobierno, en el sentido tradicional de la palabra, pudiese asegurar las conquistas políticas, económicas y sociales que se estaban consiguiendo.

Mientras tanto, las bases organizadas de los partidos y sindicatos obreros, seguidos por la gran masa de los trabajadores, realizaban su propia revolución sin esperar a sus dirigentes, mostrando que no estaban dispuestos a seguir por el mismo camino.

LAS JORNADAS DE JULIO.

La conspiración militar era un secreto a voces que sólo el gobierno republicano se negaba a aceptar. En Catalunya la CNT había alertado a la opinión pública, junto al resto de los partidos y sindicatos, de la amenaza inminente de la sublevación militar. El 14 de julio, en una reunión de los comités de defensa de barriada de Barcelona, los anarcosindicalistas concretaron sus planes de defensa. El 16, en una nueva reunión se informó de la escasa o nula predisposición del gobierno catalán a armar a la población. En la misma reunión se acordó colaborar con el resto de las organizaciones obreras. Continua llegint

El frente popular y la respuesta frentepopulista a la sublevación, José Luis Martín Ramos

Una guía de interpretacióni.

José Luis Martín Ramos

1. La ofensiva fascista en Europa y el Frente Popular

El acceso de Hitler al poder hizo girar ciento ochenta grados las expectativas políticas en Europa. Todas las esperanzas y todos los temores de que la depresión económica desembocara en una nueva ruptura revolucionaria se vinieron abajo. La izquierda obrera no había desarrollado iniciativas de respuesta a la crisis económica que consiguiera movilizar tras ella, o junto a ella cuando menos, a amplios sectores sociales, a las clases populares, y, por el contrario, el fascismo, o simplemente el autoritarismo, tendió a unificar a todas las derechas y a movilizar en torno suyo a la burguesía, las clases medias y el campesinado. Al propio tiempo, el acceso del nacionalsocialismo al poder en Alemania anunció la ruptura del statu quo europeo establecido, a la cartaginesa, por los tratados de Versalles de 1919. Una primera indicación de la nueva etapa en las relaciones inter-europeas fue el acuerdo Germano-Polaco, firmado en enero de 1934, que apuntaba directamente a la URSS haciendo renacer en el estado soviético el temor a una nueva agresión exterior, que hasta entonces se había pensado que procedería de Gran Bretaña e incluso de Francia, como en 1918-1920. Más contundente fue la confirmación del giro hacia la nueva derecha que se producía en el continente, puesto en evidencia a lo largo de 1933 en Austria, con la deriva del gobierno de Dollfuss hacia el autoritarismo y la progresiva instauración de hecho de un sistema de partido único, bajo la denominación de Frente Patriótico, tutelado por Mussolini; y en Francia por la movilización de la derecha nacionalista, aprovechando el escándalo de corrupción protagonizado por Stavisky para reclamar, con el apoyo de elementos de la derecha liberal, el fin de la democracia parlamentaria y su sustitución por un régimen de orden y autoridad. Con menos fuerza, todavía, también se reflejó en Bélgica con la evolución de una parte de las juventudes católicas hacia el fascismo bajo el liderazgo de León Degrelle; y en España con la movilización creciente de las dos nuevas formaciones de la derecha antidemocrática, la CEDA y Renovación Española y el nacimiento de Falange Española, en octubre de 1933.

Continua llegint

1936: Golpe de Estado de género y de clase, Nekane Jurado

A todas las mujeres que hicieron frente al fascismo español,

y en especial a tí Dolores Marin Cajas,

mi abuela, anarquista Rosa de Fuego Roja.

 

 

1 GOLPE DE ESTADO: HERRAMIENTA DE LA REORGANIZACION DEL CAPITAL Y DEL PODER DE CLASE

Desde las obras clásicas sobre el ejercicio del poder y su mantenimiento1, la gobernabilidad del sistema es el elemento clave. En términos de organización política y social la “gobernabilidad” es el control en oposición al descontrol.

Para cumplir sus objetivos el sistema capitalista utiliza (y ha utilizado históricamente) dos formas de gobernabilidad o dominio: por la fuerza (gobiernos militares) o por modelos de partidos políticos (gobiernos controlados por el sistema económico que realizan su cometido utilizando “la persuasión”2) Estos dos tipos de gobierno son lo que se conocen como dictaduras o democracias. Toda la historia del capitalismo está escrita sobre esta dinámica de ejercicio de la “gobernabilidad” o ejercicio del poder, que se van complementando. Aunque la forma más acorde con la persuasión es la llamada democracia, cada vez que _utilizando las propias reglas de juego del sistema_ grupos que han puesto en peligro el status quo del capitalismo han conseguido mayoría parlamentaria _bien el capitalismo transnacional o el ejercido por las burguesías nacionales_ un golpe de estado ha puesto fin a dichos gobiernos, volviendo a la “democracia” después de que la limpieza tanto de personas como de ideas garantizaba de nuevo el control del poder por parte del capital, no dudando en aplicar la eliminación física de toda oposición.

Las “dictaduras” y los Golpes de Estado siempre llegan para restaurar la “gobernabilidad” (el control amenazado por el descontrol). Las “democracias” siempre llegan cuando el “orden” está controlado y se han generado nuevos espacios sociales para hacer factible el gobernar por la persuasión. Las largas dictaduras de la Europa mediterránea (España, Portugal y Grecia) y las posteriores de América Latina son paradigmas de como se han habilitado las “democracias”.

Continua llegint

LA GUERRA DE 1936-1945, Iñaki Gil de San Vicente

  1. Introducción

  2. La dictadura militar

  3. Bajo la III República

  4. La comuna de Donostia

  5. Gobierno burgués vasco

  6. Ejército desorganizado

  7. Rendición de Santoña

  8. Hacia la anomalía de los años 50

1. Introducción

Existe un paradigma teórico franco-español de interpretación de la realidad que entre otras cosas se caracteriza por una visión estatato-nacional como encuadre ontológico, gnoseológico y axiológico de lo existente en su interior. Aplicado a la historia, este paradigma solucionaría todas las dudas desde dentro de la unidad material y conceptual del Estado. Un paradigma funcional a la continuidad de España y Francia como naciones únicas, aunque, en el caso español, según sus corrientes ideológicas internas, pudiera ser «nación de naciones», «nación política con nacionalidades culturales», «nación con regiones y culturas» o simplemente «nación española» a secas, por citar solo algunas. El jacobinismo francés es incluso más obtuso y cerrado.

Los pueblos oprimidos por dos Estados nos enfrentamos a dos «historias nacionales» diferentes en su forma –la francesa y la española– pero idénticas en su fondo de clase porque ambas asumen la defensa del capitalismo. Las «historias» que producen estos Estados llegan a ser incluso opuestas en las defensas de sus respectivos intereses estato-nacional burgueses, pero coinciden en la visión básica: las clases trabajadoras, los pueblos oprimidos, las mujeres explotadas, son sujetos secundarios y pasivos en el devenir.

Nosotros tenemos otra concepción de la historia. Pensamos que la historia gira alrededor de la formación del sujeto colectivo que mediante luchas, errores y victorias, va tomando conciencia-para-sí de la explotación que sufre, siempre en conflicto con su enemigo de clase, la burguesía. La unidad y lucha de contrarios sociales –lucha de clases– es el motor de la historia. Desde esta perspectiva, lo fundamental es que el eje teórico gire siempre en el núcleo de la formación y evolución de la contradicción antagónica entre el capital y el trabajo. El capital no es una cosa, sino una relación social de explotación permanentemente acrecentada del trabajo explotado.

Continua llegint