Una mirada crítica que dé lugar a la autocrítica

En nuestro editorial de enero del 2017 escribíamos: el meta-relato de la globalización como horizonte político ideológico capaz de encauzar las esperanzas colectivas hacia un único destino que permitiera realizar todas las posibles expectativas de bienestar, ha estallado en mil pedazos1. Lo que no suponía, en ningún caso, el fin de la fase imperialista del capitalismo.

Seis meses después, durante el primer fin de semana de junio, en la reunión del Grupo Bilderberg uno de los puntos del orden del día era “¿Puede frenarse la globalización?”2. Más de cien representantes de los sectores más poderos del mundo reunidos para discutir como se reparten el globo a costa de los y las que vivimos de vender nuestra fuerza de trabajo.

Pero el orden del día no se reduce a la Globalización en abstracto. No. El Capital, y la Globalización que surge del mismo, son una fuerza social dirigida por intereses individuales. Se abordarán temas como el pulso entre la fracción de la burguesía representado por Trump y la representada por Merkel. La decisión de la “administración” de Washington de salir de los “Acuerdos de París” contra el cambio climático. Medio Oriente. La irrupción de Rusia en el Tablero mundial. China. La OTAN. Economía. Opciones y escenarios en las relaciones transatlánticas. Hay un punto de “Actualidades” ¿situación en Venezuela, Cuba, Colombia, Brasil? En fin, todo indica que ese mundo multipolar es imparable.

Pero como señalábamos en nuestro editorial de mayo no será un escenario exento de violencia. Macron en su discurso de investidura decía: “La geografía se ha reducido mucho pero el tiempo se ha acelerado3. La ley tendencial de centralización y concentración de capitales lleva en sus entrañas la lucha a muerte por el control de los monopolios. Paralelamente se profundiza la fusión del capital bancario con el industrial. La acumulación originaria es reactivada permanentemente. El capital ficticio aparece como palanca para perpetuar la explotación y el poder de la burguesía sobre el proletariado. Para todo esto es necesario aplicar la violencia, ya sea económica, cultural, patriarcal y, en última instancia, militar.

La orientación de la Unión Europea también fue un punto del orden del día del grupo selecto. Dado que no sale a la luz lo que se discute ahí dentro debemos hacer un ejercicio de reflexión a partir de lo que los grandes medios de información nos ofrecen. Leer entre líneas. Salta a la vista el descontento con las decisiones adoptadas por el multimillonario presidente de EEUU. La burguesía europea no parece estar digiriendo bien las nuevas condiciones impuestas por el nuevo emperador: aporte del 2% del PIB de cada Estado miembro de la OTAN, medidas restrictivas a las empresas automovilísticas alemanas para equilibrar la balanza comercial, salida del Pacto de Paris contra el cambio climático, acercamiento a Rusia, renuncia a seguir en los términos actuales la invasión a Siria, etc..

Quizás sea consecuencia de todo esto que Merkel llame a fortalecer los lazos entre los Estados miembros de la UE sin tener que depender de los (¿ex?)aliados Gran Bretaña y los EEUU. Esas palabras emitidas con una jarra de cerveza en la mano hay quien la interpreta como un llamado a la creación de un ejército Europeo ¿supone esto la posibilidad del fin de la OTAN? ¿O acaso son bravuconeadas de quién se sabe débil en la nueva fase de la partida de ajedrez? Tampoco creemos que los anuncios desde Bruselas a fortalecer la unión monetaria estén desligados de estas (por ahora) diferencias entre sectores de la burguesía mundial. Desde aquí hemos hecho varias veces hincapié en la falta de voluntad política por parte de Europa ante la nueva etapa. Un claro ejemplo son el acompañamiento ciego a cuanta aventura militar le vino en gana al Pentágono. Por ahora no son más que voces contrarias pero no olvidemos que Grecia aporta más del 2% de su PIB a la OTAN.

En el Estado español se aprobaron los presupuestos de 2017 con los apoyos de los nacionalistas del PNV y los dos partidos que representas a las Islas Canarias en el Parlamento español. La legislatura está asegurada al menos hasta marzo de 2018 y en caso de que para la aprobación de los presupuestos de 2018 no haya acuerdo entre las diferentes fuerzas se puede hacer uso de la prórroga. La posibilidad de una legislatura corta sigue latente. No la descartamos. Pero un cambio de gobierno y caras no supone cambiar de manos el Poder: Sánchez, que participo hace unos años en una reunión del Grupo Bilderberg, es un hombre seleccionado por el sistema. Como también los es Albert Rivera, que fue de la partida de los selectos durante el fin de semana del 1º al 4 de junio en la localidad estadounidense de Chantilly, Estado de Virginia.

Las medidas que la Unión Monetaria Europea quiere llevar a cabo –Eurobonos, presupuesto común, etc.- primero para 2019 y luego para 2025 no deben desligarse de los movimiento aparentes en que se dirime la lucha de clases, es decir, de lo que sucede en la política parlamentaria de los diferentes Estados. Por eso es importante estar atento a los calendarios de Macron en Francia, Renzi en Italia que intentará volver a la primera línea de la política, Sánchez y Rivera en el Estado español – no olvidemos aquel pacto de investidura fallido entre PSOE y Ciudadanos- el “exitoso” pacto portugués y el Brexit en 2019.

Los intentos de solucionar los problemas ideológicos y el problema de lo correcto y lo erróneo por medio de órdenes administrativas y con métodos coactivos no sólo son ineficaces sino perjudiciales4. Vivimos en un momento dónde lo administrativo se pone por encima de lo político. La burocracia nos come. El Estado burgués es una prueba. Al igual que sus instituciones.

En Catalunya todo hace indicar que no hay más que esperar al choque de trenes. Tenemos fecha y pregunta para el referéndum de autodeterminación.

Todo proceso tiene comienzo y fin, todo proceso se transforma en su contrario. La permanencia de todo proceso es relativa, en tanto que la mutabilidad, manifestada en la transformación de un proceso en otro, es absoluta.”5

Albert Botran, entrevistado hace unos semanas por el portal VilaWeb, decía: “Però seguramente l’opció d’una Espanya federal ara també vol dir donar suport a la independència de Catalunya.”6 Si realmente quiere decir eso, desde este espacio nos preguntamos:

¿La opción de una Catalunya independiente quiere decir dar soporte a una España federal?

A veces, debido a que las disposiciones subjetivas no corresponden con a la realidad objetiva, aparecen contradicciones y se rompe el equilibrio. Esto es lo que llamamos cometer un error”.7 Atendiendo a estas palabras y observando la realidad que nos rodea -dónde estamos- la apertura de un espacio de debate que ponga sobre la mesa la actualidad de la revolución resulta impostergable. La crítica no debe entenderse como un obstáculo para la construcción.

 

 

La Granja,

Junio 2017

1 “La Globalización ha muerto”; Álvaro García Linares

4 Mao Zedong; “Cinto tesis filosóficas”; Pág. 86; Boltxe Liburuak

5 Mao Zedong; “Cinto tesis filosóficas”; Pág. 70; Boltxe Liburuak

7 Mao Zedong; “Cinto tesis filosóficas”; Pág. 95; Boltxe Liburuak

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s