¿Unidad Popular o Frente Único?

Según Thierry Meyssan, el primer discurso del nuevo Emperador, llevaba el mensaje implícito de “que todas las decisiones adoptadas desde el 11 de septiembre de 2001 fueron ilegítimas[1]. A casi un mes de la asunción de Trump como presidente de la primera potencia militar del planeta podemos decir que, al menos, ya cumplió alguna de sus promesas. Entre ellas la retirada de EEUU del TPP. Lo que supone un revés para los sectores más globalizadores de la burguesía norteamericana y las pretensiones de las burguesías de pequeños países en ser imperialistas. Las declaraciones de Soros –patrocinador de golpes de Estado e impulsor de un Gobierno Global- sobre Trump, tildándolo de “estafador”, ponen de manifiesto la lucha entre fracciones burguesas. Resta saber qué grado de violencia alcanzarán.

“El sistema proteccionista fue un medio artificial para fabricar fabricantes, expropiar a los obreros independientes, capitalizar los medios de producción y de vida de la nación y abreviar el tránsito del antiguo al moderno régimen de producción[2]. Hace un mes escribíamos: “El aparente final de esta forma [la globalización] que ha adoptado el Imperialismo en ningún caso significa que haya culminado la fase Imperialista entendida como: concentración y centralización de la producción y el capital; fusión del capital bancario con el industrial; predominio de la exportación de los capitales sobre exportación de mercancías; lucha por el reparto de los mercados existentes en el globo terráqueo; reparto territorial entre las potencias imperialistas. Menos aún el final del capitalismo.”“El capitalismo premonopolista –cuyo apogeo corresponde precisamente al octavo decenio del siglo XIX- en virtud de sus rasgos económicos esenciales, que en Inglaterra y en Norteamérica se manifestaban de un modo particularmente típico, se distinguía por un apego relativamente mayor a la paz y a la libertad. En cambio, el imperialismo, es decir, el capitalismo monopolista, que sólo ha llegado a una plena madurez en el siglo XX, atendidos sus rasgos económicos esenciales, se distingue por un apego mínimo a la paz y a la libertad, por un desarrollo máximo del militarismo en todas partes”[3]. Por eso pensamos que las medidas proteccionistas anunciadas por el nuevo inquilino de la Casa Blanca encontrarán ciertos límites inherentes a la fase en la que se encuentra el capitalismo. Habrá que estar atentos al uso que se haga del Estado.

En la nueva fase multipolar que se abre la UniónEuropea parece ser la gran perdedora. La salida de Gran Bretaña es un duro golpe ya que pretende convertirse en competidor directo el proyecto que abandera Alemania. Cuyo sostén parece ser el sector que sostiene la OTAN. Un buen termómetro de los destinos de la Unión Europea serán los resultados electorales en las contiendas electoras en Holanda, Francia y Alemania.

En el Estado español, a pesar de la aparente tranquilidad que se transmite desde el Gobierno de Salvación estatal, los movimientos y las luchas entre fracciones de la clase dominante no se detienen. Habrá que estar atentos a los pasos que emprendan las FAES. La independencia política adoptada por parte de una organización bien aceitada respecto al PP indica que las alianzas interburguesas están reacomodándose. Todo parece indicar que el polo magnetizado se desplaza desde Alemania a EEUU. Mientras tanto seguiremos con especial atención a las luchas intestinales en el PSOE, en C’s y en Podemos. Pase lo que pase,la tendencia, en ningún caso, parece estar encaminada a cuestionar el orden establecido.

En Catalunya, el último escollo para celebrar el referéndum y aplicar las leyes de transitoriedad hacia la República Catalana, parece que, ya fue sorteado: los presupuesto del 2017 fueron aprobados con el apoyo de la CUP. Es, cuanto menos, una decisión controvertida y cargada de interrogantes:

– ¿Ahora sí son los presupuestos de la CUP?

“Sensedesobediència no hi ha independència!”, gritaba un lema; aprobar los presupuestos ¿es un acto de desobediencia o de obediencia?

– Si los presupuestos aprobados son socialdemócratas ¿qué opciones deja para la concreción del feminismo yel anticapitalismo o socialismo?

– El contrario de Independencia es dependencia. Los presupuestos aprobados ¿profundizan los lazos con el capitalismo o son una paso en la construcción de un nuevo régimen económico?

– Uno de los argumentos para el visto bueno de las cuentas radicaba en que suponía una manera de forzar a JxSí a llevar a cabo la promesa del referéndum. Teniendo en cuenta experiencias como las de Colombia dónde el Poder no movió un dedo por el “Sí a la Paz” ¿qué hace suponer a la CUP, en caso de que finalmente se celebre, que la burguesía hará campaña por el Sí a la Independencia?

– También leímos por ahí que JxSí utilizaba el chantaje para doblegar a la CUP ¿acaso alguien creyó alguna vez en las bondades de nuestro enemigo de clase?

– El “sí condicional” supone que la correlación de fuerza está del lado de la CUP. De ser así ¿por qué aprobó unos presupuestos con los que dicen no estar contentos?

– Reconociendo la inserción de la CUP en algunos sectores de la clase trabajadora; para esos votantes ¿sigue siendo un referente confiable?

– Las aprobación de las cuentas¿no suponen la claudicación y, por extensión, la imposibilidad de todo intento de construcción de un polo confiable por la izquierda dentro del Procés? ¿No supone esto el descarrilamiento?

– La responsabilidad última de las consecuencias que pueda generar en el Pueblo Trabajador Catalán la aprobación de Presupuestos Neoliberales ¿sobre quién recae? ¿Sobre las bases o sobre la dirección de las diferentes organizaciones políticas? ¿Y en el caso de la CUP que presume de ser asamblearia?

– Hace poco más de un año la CUP nos decía que había enviado a Artur Mas a la “papelera de la Historia” ¿Realmente pasó eso?

– Y una pregunta recurrente en este espacio, la Unidad Popular ¿bajo la dirección y la jefatura de qué o quién?

El margen para un golpe de timón parece diluirse, poreso desde este espacio       -huyendo de toda transversalidad de clase- consideramos impostergable la construcción de un Frente Único de Trabajadores y Trabajadoras. “Dentro del frente único cada cual debe conservar su propia filiación y su propio ideario. Cada cual debe trabajar por su propio credo. Pero todos deben sentirse unidos por la solidaridad de clase, vinculados por la lucha contra el adversario común, ligados por la misma voluntad revolucionaria, y la misma pasión renovadora. Formar un frente único es tener una actitud solidaria ante un problema concreto, ante una necesidad urgente.[4] De ahí la tarea por suscitar en la mayoría de los y las trabajadoras conciencia de clase y sentimiento de clase. Esta faena pertenece por igual a socialistas y sindicalistas, a comunistas y libertarios.

La Granja

Febrero 2017

 

A modo de apéndice

Hace tres años, en febrero de 2014, Espineta ambCaragolins aparecía físicamente. La idea quedaba materializada en el número cero. Un paso importante. Pero enseguida vino un nuevo reto: sacar el número uno. Seguimos dando pasos y, hoy, aparecemos con el número 33.

No fue fácil. Al contrario. Cada número es más complicado. Pero ¿qué construcción es sencilla? El techo estará condicionado por nuestra voluntad de superación.

 

 

[1] “Trump: ¡Basta ya con el 11 de septiembre!”, http://www.voltairenet.org

[2] K. Marx; El Capital, capítulo XXIV, Pág. 643; Fondo de Cultura Económica, México, 1946

[3] “La Revolución proletaria y el renegado Kautsky”, Lenin; Obras Escogidas, Tomo III, Pág. 71; Editorial Progreso, 1970

[4] J.C. Maríategui; El 1º de Mayo y el frente Único, Espineta amb Caragolins nº12

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s