Entrevista a Jordi Salvador, Secretario General de UGT de las comarcas de Tarragona

Resultó ser un encuentro de hora y media, que por cuestión de espacio sólo editamos las partes consideradas por nosotros de interés para el lector. Advertidos de los límites de lo publicado, los interesados en escuchar la entrevista completa, pueden encontrarla en el siguiente link:

Audio entrevista a Jordi Salvador

Jordi tiene 50 años, una hija y ocupa su cargo desde mayo de 2008. Una copa de agua fresca fue su frugal ofrecimiento aceptado por mí apenas ingresamos en su oficina sobriamente amueblada que el sol matinal filtrado por el ventanal sobre la Rambla Nova, ilumina. Son las 11 de la mañana del jueves 27 de agosto.

¿En que sectores del Camp de Tarragona está insertada UGT y en que condiciones y números?
Prácticamente en todos, en las industrias químicas en forma mayoritaria. Nuestro objetivo es estar en todos los sitios, donde no estamos, es en el sector más precarizado. Contamos con unos 15.000 afiliado. La cuota promedio es de 10,3 euros, si tienes un contrato parcial es la mitad y los parados no pagan. El porcentaje de afiliación general está en el 15%, mayoritariamente repartido entre UGT y CCOO.
UGT Tarragona forma parte de UGT Cataluña que es una entidad independiente, con estatutos propios, congresos propios, confederada en la UGT estatal. Al ser el Camp de Tgn. una delegación de UGT-C, que es quién lleva toda la contabilidad, no tenemos caja propia.

Mientras se explaya en la respuesta, con naturalidad posa su mano izquierda sobre la pantalla de su tablet verificando que está encendida. Precavido o escaldado –sospecho: graba.

¿Y a nivel estatal?
Por ejemplo, entre UGT-C y UGT-A no existe ningún vínculo más allá de principios confederados comunes. Ni a nivel financiero, ni político,… Así hay resoluciones propias de Cataluña que no se dan en otras partes del estado…no siendo asamblearios más allá de las asambleas en cada centro…la manera de organizar nuestro sindicato es en base a la tradición socialista, diferente a la anarquista. Por esto, cuando se imputó a dirigentes de Andalucía se nos atribuyó a toda UGT hay una cuestión de mala fe..

Si bien la organización de UGT es autonómica, el imaginario popular generaliza ante los hechos de corrupción y afecta a toda la organización. En este sentido, ¿cuál es tu opinión respecto a esa corrupción?
En Andalucía existe una doble militancia, el que tiene el carnet del PSOE tiene el carnet de UGT. El Secretario General de Andalucía, Manuel Pastrano, en la última elección a las autonómicas hizo campaña por el PSOE. Tengamos en cuenta que Andalucía es el feudo del PSOE por antonomasia y este entramado entre partido y sindicato, ha llevado a algún tipo de corrupción. Señalemos que el PSOE se ha lavado las manos. Si juntamos la corrupción habida en el poder, en la que está implicada UGT-A por su implicación en el PSOE y que el PP aspiraba a conseguir mayoría absoluta, que no logró en parte por UGT, se entiende el ataque a los sindicatos, y en concreto a UGT. Por otra parte, UGT-A ha reaccionado bien, cambiando toda la cúpula dirigente y poniendo en su lugar a gente desvinculada de la directiva anterior al 2012.

¿En Cataluña no hay, ni hubo imputaciones por temas de corrupción?
No, y en el pasado que yo conozca, tampoco. En una organización plural como esta, no se puede poner la mano en el fuego por nadie. Garantizo que en la U.T de Tgn. no se da ningún caso y es que esta, en concreto, sí que la controlo yo.

Lo observo seguro y convencido de lo que está diciendo. Intuye lo que estoy pensando porque se relaja y desaparece de su rostro la tensión que lo habitaba desde el inicio de la entrevista, momento que aprovecho para abordar otro tópico.

¿Cómo te defines ideológicamente? ¿Socialista? ¿Marxista?
Sí. Si bien a lo de marxista deseo aclarar: para mi la ideología es un instrumento, es decir, no acepto el marxismo como “La Ideología Científica”. El marxismo posiblemente es el corpus ideológico del que más bebo, hay muchos conceptos marxistas muy útiles para interpretar la realidad y que son importantes para mi manera de pensar, analizar y actuar. Sin embargo, también abrevo de Foucault, del anarquismo… haciendo una síntesis. El marxismo tiene conceptos válidos, pero me he enriquecido con otras corrientes y he mejorado el sistema de análisis. Marx, si bien es muy bueno analizando muchas cosas, en otras no es lo suficientemente potente…porque hay una parte del ser humano que no es material. Resumiendo, no soy un marxista ortodoxo.

Caracterizas a UGT como sindicato de clase. ¿Qué quieres decir?
Un sindicato de clase es aquel que va más allá de los intereses corporativos. Hay sindicatos que son corporativistas los cuales defienden únicamente los intereses de un colectivo…dejan de defender los intereses de otros colectivos, aunque sean trabajadores igual. Nosotros, hacemos una diferenciación entre explotadores y explotados, entre gente que vive de vender su fuerza de trabajo y gente que vive del capital y consideramos que todos aquellos que viven de su trabajo forman una misma clase con intereses comunes, contrapuestos a los intereses de quienes viven del capital. Todas estas personas componen para mí la clase trabajadora.

¿Defines el concepto de clase según su posición productiva, sociológicamente?
No, de una forma sociológica y política. Es política cuando la gente toma conciencia de esta realidad. La clave para estar en un sindicato de clase es tener conciencia de clase, y esta es una cosa política. Sociológicamente hay mucha gente que es clase trabajadora pero no reconoce. Así sus hábitos, su cultura, de lo que viven,… corresponde a la clase trabajadora pero acaban votando al PP…en los últimos años hay una recuperación del concepto de clase…desde UGT intentamos siempre recuperarlo, en lugar de recurrir a conceptos ambiguos como el de ciudadano.

Precisemos: tu definición de sindicato clasista es político, lo cual supone que el afiliado es conciente de su ubicación en la sociedad, no solamente de lugar en la estructura productiva, ¿Cómo concilias esto con que en UGT exista un sindicato de policía, cuando estos están al servicio de la defensa de la propiedad privada?
Primero, la policía existe en cualquier sistema político del mundo. La policía es un cuerpo civil, no militar, no es lo mismo la Guardia Civil que los Mossos d’Esquadra. La Guardia Civil no tiene posibilidades de sindicarse, ni derechos laborales. Si llegamos al punto que propones, aplicando la coherencia que tú planteas, posiblemente no podamos defender a mucha gente..

Su razonamiento lo considero inconsistente pero resuelvo no intervenir y mantenerme en el rol de entrevistador para continuar escuchándolo hasta tirar de: ¿Entonces un fascista tendría cabida en UGT?
No, estaría expulsado.Un afiliado que sale fotografiándose en redes sociales con símbolos fascistas, inmediatamente la enviamos a la comisión de garantías, porque es incompatible con el ideario de UGT. Si un agente de la policía hace un mal uso de su profesión, pues que lo metan en la cárcel. Ahora, por línea general, excluir a un colectivo de trabajadores por el hecho de donde trabajan no lo considero correcto.

Veamos: si UGT es un sindicato de clase desde el punto de vista sociológico la explicación que ofreces para admitir un sindicato de policía pareciera coherente. En cambio, cuando hablas del concepto de clase como opción política no se sostiene: la policía de la sociedad capitalista, de explotadores y explotados, está para defender la propiedad privada, a la patronal explotadora.
Bueno, también los trabajadores de banca, cuando se expropia a los trabajadores del sur de Europa.
No coincido –le digo- en ese criterio, pero es un tema que tendremos que dejar para otra ocasión.
Fíjate –insiste-, en las últimas huelgas generales, te puedo asegurar que hubo en torno a un 80% de los Mossos d’Esquadra que favorecieron la huelga general. Ahí lo dejo.
Yo lo tomo -le digo: el 90% de las fuerzas represivas de Chile estaban con Allende y de la noche a la mañana se dieron vuelta.
Si, bueno, eso es verdad. Solo espero que en una sociedad futura pueda ser diferente

Mientras dice esto los contornos del rostro se le acentúan y su mano vuelve a acariciar la tablet.

¿Como se ejerce y se practica la democracia sindical en UGT? ¿Cuántas secretarias tienen?
Posiblemente no hay nada de lo nuevo, o de esto que se llama nuevo…en cuanto a la negociación colectiva, cualquier convenio ha de pasar por referéndum porque si no está incumpliendo los estatutos…las ejecutivas son escogidas democráticamente por los representantes de los trabajadores. Cada dos años realizamos un informe de gestión…cada sección sindical, cada federación…hay asambleas, hay congresos,… en definitiva, es mucho mas democrático un sindicato que muchas de las cosas que se nos presentan ahora como nuevas.
En la ejecutiva somos seis personas escogidos por congreso que nos ocupamos de cinco sedes, 2 estamos liberadas al 100% y el resto, algunos sin horas sindicales, dedican parte de su tiempo libre. Nos reunimos cada 15 días, colaboramos unos y otros más allá de que cada uno lleva una secretaria. Cada dos años hemos de pasar el control de garantías, un balance de la gestión ejecutiva… ya hemos pasado tres…el comité nacional es quien evalúa nuestros informes de gestión. ¿Mi salario?, es el mismo que percibía como profesor…

Miro el reloj y comprendo que el trabajo de edición será complejo para condensar las respuestas en el espacio disponible en la revista sin alterar su sustancia, dado lo extenso que está resultando la conversación. Resignado, tiro: ¿Cuál es tu opinión de la correlación de fuerzas en el plano internacional entre el Capital y el Trabajo?
Diría que estamos perdiendo por goleada. El pensamiento único se ha instalado en gran parte de la población mundial que ha llegado a creer que se puede salir individualmente de los problemas. Incorporaron el método “meritocrático”: si tú trabajas saldrás, si tú estudias saldrás, si tú emprendes…admiten autoculparse de su situación, de que todo el mundo puede progresar, de que trabajadores y empresarios son lo mismo y encima los que lo vislumbran un poco se pelean entre ellos. Como S.G. de UGT y miembro de la IV Internacional tengo contacto con trabajadores de todo el mundo y veo que esta situación es generalizada.

¿Qué responsabilidad de esto le atribuyes a la socialdemocracia?
La socialdemocracia no existe más. La socialdemocracia logró niveles de bienestar importantes… Con un pacto conseguido en parte gracias al miedo al camarada Stalin…hubo vivienda para todos, una sanidad universal de calidad, los medios de producción más importantes eran gestionados por el estado,… Con esto quiero señalar que socialdemocracia era aquello, hoy no hay partido socialdemócrata: ni el PSOE, ni el PSF, ni el PASOK,…
Los planteamientos de Podemos, o la Forcades, Process Constituyent, a mi me parecen con todo el respeto del mundo y con toda la suerte que les deseo, planteamientos de la iglesia, muy democracia cristiana.
¿Piensas que de aparecer esa socialdemocracia se podría volver a instalar?
No. La socialdemocracia tuvo su tiempo. ¿Hoy con quien se puede pactar y debatir?

La crisis permite ver el fondo de las cosas, señalar que el alcance de la socialdemocracia no pasó de Europa, y ni siquiera de toda Europa, y se hizo, en gran medida, a costa de la explotación y la complicidad.
Eso es verdad. Tienes razón, no se puede entender la socialdemocracia sin analizar la cuestión del colonialismo.

No corresponde a los sindicatos identificarse con un partido, deben ser apartidistas, pero es tarea de los dirigentes inculcar en sus bases el concepto de clase. Contrariamente, los programas de formación que brindan los sindicatos tienen una mirada empresarial, no de la clase. En este sentido, ¿Que tienes para decir?
Un referente político es fundamental. En estos momentos, en UGT carecemos de él. El sindicato ha de ocuparse del “mientras tanto que”. Con esto reconozco que he cometido uno de mis principales errores, me he lanzado en lo político y ha llegado un momento en el que me he quedado solo, miro atrás y no están los 15.000 afiliados, ni los de las demás formaciones. Quizás toque volver al sindicato a atender el “mientras tanto que”, porque el intentar ir mas allá de esto no termina de funcionar.
Ahora bien, ¿quién realmente está defendiendo los intereses de la clase trabajadora? Nosotros ni legislamos, ni hacemos presupuestos, aquí hay más actores que tienen su responsabilidad, donde estaban antes de los Podemos, Proces Constituyent. Con la CUP tenía ilusión, sin embargo, la CUP excluye a una parte importante de la clase trabajadora porque se casa con un sindicato. Hoy en día la CGT es CUP, y CUP es CGT. Nadie de la CUP ha venido a UGT a interesarse por lo que pensamos o dejamos de pensar. Los únicos contactos que he tenido con la CUP han sido dos: una vez en el Parlament, cuando hablamos del tema del Barcelona World y que se marcharon cuando llegaron CCOO y UGT, y el presidente del comité de empresa de Port Aventura (UGT), al que le podían preguntar por sus problemas y debatir, pues no estuvieron. El segundo contacto, fue un debate al que me invitaron en un 6 contra 1. Durante las dos últimas huelgas generales, todos los partidos políticos se olvidaron de mencionar que los dos heridos que hubo fueron de UGT…quiero decir que un referente político, con presencia en el parlamento, debería establecer un dialogo, dar la posibilidad de participar en el parlamento, en el que nosotros no estamos cada día,…

La sensación que tienes de soledad, no es exclusiva tuya…es una sensación compartida por gran parte de la militancia de Tgn., aspecto que Espineta amb Caragolins observa y aspira a contribuir al debate que supere la atomización de la izquierda.
Quizás el objetivo que nos tenemos que marcar la próxima temporada, desde UGT, es volver a las bases. Yo creo que me alejé de la realidad. Quizás para la gente de la izquierda independentista yo soy “de derechas”, pero lo cierto es que para mi sindicato me he adelantado tres pueblos. Y lo que falla no son ellos, soy yo. Lo que sí me desilusiona es que, con tantas cosas que se mueven, hay gente, y hablo de la izquierda independentista, excluye a un mercado de personas que podrían votarles y, al no acercarse a estas personas se convierten en unos desconocidos. Así hay gente del sindicato que piensa que la CUP son fascistas, obviamente no la conocen, pero lo piensan y son trabajadores. Si solamente participas en tu círculo endogámico, con tu gente…es triste ver que lo nuevo que surge se olvida del viejo sindicalismo, pero ante esto, me queda tomar la posición:“bueno, pues ya vendrán”.

Muchas gracias por tu tiempo Jordi
Gracias a ti. Pensaba que me ibais a preguntar sobre Barcelona World.

Eduardo

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s