22M en Madrid: El día en que el pueblo trabajador re-estrenó en traje de unión

Última Etapa Marcha de la Dignidad: Getafe-Madrid

 

Estaba claro que el sábado 22 de marzo había que llegar a Madrid caminando para conocer realmente lo que allí se estaba produciendo… Así que mucha gente no dudó en incorporarse en alguna columna para esta última etapa. Nosotrxs también lo hicimos: en Getafe nos unimos a la nuestra, la Columna Andalucía, para marchar por las barriadas obreras de Getafe, Villaverde y los barrios periféricos de Madrid hasta la Puerta de Atocha. A la Plaza del Lazo de Getafe comenzaron a llegar autobuses y particulares desde muy temprano y a las 10:00h (hora prevista de partida de la Columna) el número de “columnistas” ya podría ser de unas 15000 personas.

La 7ª y última etapa comienza con lluvia fina y temperatura bajita, que poco a poco se fue elevando seguramente gracias al calor del recibimiento de las poblaciones a nuestro paso. Especialmente emocionante fueron: el encuentro en el parque de bomberos, los cuales hicieron sonar sus sirenas mientras les mostrábamos -ruidosamente también- nuestro agradecimiento a su apoyo; el recorrido por Villaverde, donde los vecinos habían colocado decenas de botellas de agua a ambos lados de la carretera para la gente de la columna y nos aplaudían y gritaban ánimo desde los balcones; el paso por el Hospital 12 de octubre y el encuentro con el personal trabajador de este centro sanitario, totalmente volcado en el recibimiento de la Marcha…

La llegada a Madrid fue la culminación de ese trato amable y emotivo de los barrios obreros. La gente gritaba nuestras consignas, aplaudía, sacaba banderas republicanas de las ventanas y balcones e incluso nos gritaba “viva Andalucía” a la vez que se unía a nuestro paso… por lo que, subiendo ya el paseo de las Delicias, la columna se había convertido en una masiva (unas 50000 personas)
manifestación colorida, alegre y combativa. En muchos tramos de la etapa teníamos que contener las lágrimas, porque la esperanza que se veía reflejada en los ojos de la gente que animaba el paso de la columna al grito de “el pueblo unido jamás será vencido” y “que viva la lucha de la clase obrera” era demasiado grande para llevarla en las mochilas. La cancioncilla que acompañaba a las anteriores etapas “sí, sí, sí, nos vamos pa Madrid” se había transformando en “sí, sí, sí, llegamos a Madrid” y “sí, sí, sí, ya estamos en Madrid”.

A la llegada a Atocha, lxs marchadorxs de fueron a recibir su almuerzo mientras el resto disfrutaba de su bocata al sol en los alrededores. La Columna Andalucía era la primera en llegar (y la que iba a inaugurar la manifestación, ordenada por orden alfabético) a las 13:30h más o menos… Continuaba el ambiente festivo. Nuevas emociones a la entrada en Atocha del resto de las columnas de los diferentes territorios. A las 16:00h ya no se cabía allí.

 

Megafestación: Atocha- Colón

La cabecera se tiene que desplazar hasta más allá de la puerta de entrada del Museo del Prado. Las 17:15h y empieza el movimiento. Gente en la columna de cabecera, gente a ambos lados de las aceras, en el otro sentido de la avenida, engrosando y engrosando la “megafestación” en la que lxs andaluces que no van pegados a la pancarta y el cordón de seguridad se van dispersando… y se produce la mezcla. Territorios con sus músicas, sus acentos, sus lenguas, sus camisetas y pancartas… Cualquiera se pierde en esa marea humana… es imposible calcular cuántas personas. Algunxs ya lo intentan: “yo estuve aquí en la del No a la guerra cuando lo de Iraq y hoy diría que hay más gente… ¡y en aquella ocasión se habló de un millón!”. No se puede describir esa sensación, la emoción de sentirse grano de arena en una playa humana creciendo imparable.

Ya en Colón, la vista del Paseo de Recoletos, la Plaza Cibeles, Paseo del Prado… se convierte en una imagen única en la vida.

Habla Willy Toledo y lee el manifiesto de la Marcha junto con Olga Rodríguez.

Hay intervenciones de los representantes de todas las columnas… algunas nos dejan con los pelos de punta. Ya ahí se habla de cifras: cerca de dos millones de personas.

La intervención de Diego Cañamero es en realidad la más ansiada… y no solo por la representación andaluza. El pueblo de Madrid se queda a escuchar al portavoz del SAT, es evidente.

Diego no tiene apenas voz. Nadie se explica de donde le salen las palabras. Y sin embargo, prenden y encienden los corazones. Se vuelve a ver esa esperanza en el ánimo del pueblo allí congregado. Diego habla de unidad, de golpear juntos y juntas. De un mismo enemigo y una sola manera de combatirlo.

Es un discurso que ha calado; es una imagen, la de más de un millón con una misma causa, que ha quedado impresa; se va corriendo de boca en boca, de espíritu a espíritu. Lo estamos logrando, el pueblo se está uniendo… ¡¡y se está levantando!!

 

la “corresponsal obrera”

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s