Un desafío para la conciencia

Septiembre de 1867. Octubre de 1917. Octubre de 1967. Noviembre de 2017. Cuatro fechas. Cuatro acontecimientos. Tres muy importantes. La cuarta es una anécdota para nuestro colectivo.

En nuestro breve repaso por el planeta Tierra destacamos el congreso del Partido Comunista Chino que tiene como reto acabar con el hambre en el Gigante asiático; la victoria electoral del chavismo; el plan económico de los BRICS para los próximos 15 años que buscan fortalecer la integración y disputarle mercados a los EEUU y la UE; la guerra en Siria continúa como en otros países del Medio Oriente Ampliado. El capitalismo en su fase imperialista sigue vigente cobrándose la vida de miles de personas. Según Naciones Unidas alrededor de 24.000 personas cada día de hambre o de causas relacionadas con el hambre.

Un repaso rápido. Breve. Escueto. Superficial. Pedimos disculpas. La situación en el Estado español, pensamos, necesita más espacio que en editoriales anteriores. De antemano avisamos que no tenemos soluciones. Confesamos que nos cuesta leer la situación. Interpretarla correctamente. Distinguir qué es apariencia y qué es esencia. No es fácil: hay mucha información dando vueltas. Las decisiones parecen cambiar de un rato a otro. ¿De verdad quienes ostentan el poder a través de quienes gobiernan no saben lo que hacen? ¿la confusión y los mensajes contradictorios entre dirigentes son fiel reflejo de una contradicción real? Si quienes gobiernan, como se dice popularmente, son “tontos” o “no saben lo que hacen” ¿por qué la izquierda revolucionaria no logra captar y hacerse de los engranajes del movimiento real, única posibilidad de adueñarse del Estado burgués para destruirlo? ¿Forma y contenido coinciden o son categorías antagónicas?
Continua llegint

Anuncis

Navegando entre contradicciones

Octubre de 2017. Pasamos el ecuador del año. En el hemisferio norte estamos en otoño. Las hojas de los árboles se pondrán amarillas y caerán. Los días se irán acortando. El sol proyectará sombras largas. Y todo hace indicar que las disputas imperialistas se irán agudizando. Los dueños del Capital necesitan conquistar mercados y personas para mantener sus beneficios. Por el momento, tres puntos geográficos parecen manifestar estas disputas: Siria, Corea del Norte y Venezuela. Hasta el momento, tanto en Siria como en Venezuela, parece que el imperialismo encabezado por EEUU, con la OTAN y la UE como aliados, vieron truncados sus intereses. Las piezas de la partida de ajedrez las mueven Estados Unidos y China. Mientras tanto, el Capital, esa gran fuerza social dirigida por intereses individuales, se lleva por delante vidas humanas de todas las naciones.

Pero al mismo tiempo que el Capital avanza sobre el otro polo de la contradicción, el trabajo asalariado, van surgiendo bolsas de resistencias. Bolsas que cuestionan el sistema capitalista, a veces de manera intuitiva y otras con fundamentos científicos. Los procesos independentistas abiertos en diferentes partes del globo no se pueden separar, escindir, de la lógica del Capital, de sus contradicciones, de sus crisis, ya sean para agudizar los efectos nocivos de éste modelo económico o para liberarse de éste. Catalunya no es una excepción.
Continua llegint